Redes sociales y plantas. Nacen, crecen… algunas mueren

Hace unos días, llegó a la oficina una planta. La recibimos con entusiasmo, le ofrecimos cariño, miradas cómplices y hasta alguna que otra conversación. Todos querían echarle agua, ponerla al sol, pasar tiempo con ella. Pero esta planta es diferente. No necesita ni agua, ni sol, ni cariño, aunque eso sí, le hemos insistido un poco. Ahora la planta ha encontrado su rincón, ocupa su lugar y recibe la atención justa, pero sus hojas han comenzado a caer y ha perdido el brillo que mostraba el primer día. Aún así, algunos quieren mantenerlaen pie el máximo tiempo posible, por si ocurre algo, por si vuelve a brillar.

Nuestra planta la hemos bautizado como Google Wave y al igual que la red social, ha estado un tiempo en reposo, esperando a que ocurriera algo. Pero, su momento ha llegado. Wave se presentó ante una audiencia ávida de experiencias, de novedades. Al principio las miradas fueron para ella. Muchos querían probarla aun haciendo falta ser invitado. Esperaban algo nuevo, pero se esforzaron en ver una remezcla de lo viejo, fuera de su entorno controlado como era Facebook, Twitter, Tuenti o Gmail. Wave pretendía robar tiempo al usuario para que aprendiera a utilizarlo, pero llegó tarde. La mayoría acababan de aprender Facebook. Dicen que Wave llegó demasiado pronto, otros que no distinguían si Buzz y Wave eran lo mismo. La mayoría hemos vivido sin ella, incluso registrados, y ahora, cuando nos anuncian que Wave ha muerto, descubrimos que no era otra red social al uso. No todas las plantas hay que regarlas y no todas las redes sociales hay que mirarlas desde el mismo ángulo. Y eso mismo nos quiere decir la plataforma “Salvemos Google Wave”. Más de 20.000 personas han apoyado esta iniciativa que pretende lo que no consiguió Google: venderlo bien. Hablan de Wave como una herramienta para trabajar en tiempo real, para colaborar en proyectos con compañeros que se encuentran a distancia. Lo están haciendo muy bien, pero es tarde, la planta se ha ahogado. Pocos dedicaron el tiempo necesario a entender lo que tenían delante. Hay que darlo todo bien masticadito. El tiempo es limitado y la gente no lo regala. Y esto mismo es lo que tendrá que recordar Google antes de sacar su nueva apuesta “Me” para convencer a los internautas ya asentados en otras redes sociales.

A todo esto, ahora han llegado a la oficina unos simpáticos pececitos. No sabemos si están contentos con la temperatura del agua y si están hambrientos o empachados pero, …. ¿os he dicho que estamos emocionados?

Orson Welles invade Georgia

Señoras y señores, esto es lo más terrorífico que nunca he presenciado… ¡Espera un minuto! Alguien está avanzando desde el fondo del hoyo. Alguien… o algo. Puedo ver escudriñando desde ese hoyo negro dos discos luminosos… ¿Son ojos? Puede que sean una cara. Puede que sea…


Desde el momento en que surgió la noticia sobre la falsa invasión de Georgia, no he podido dejar de pensar en estas palabras.

Estados Unidos, 30 de octubre de 1938. El artista Orson Welles interpreto su novela La Guerra de los Mundos adaptada para la radio. Los hechos, relatados en forma de noticiario, sólo formaban parte de una obra de teatro, como las muchas que estaba acostumbrado a hacer el ya conocido, Orson Welles. La Guerra de los Mundos narraba como el planeta Tierra era atacado por extraterrestres. Los oyentes de la emisora de radio, eran informados al comienzo y a mitad de la interpretación de que lo que iban a escuchar, no era más que una novela guionizada. El problema es que la gran mayoría se incorporó más tarde a la emisión y pensó que eran noticias reales. ¿El resultado? Caos y pánico en Nueva York. Todo el mundo, aterrorizado y desesperado, se echó a la calle y colapsó carreteras, comisarías de policía y redacciones de noticias intentando protegerse de los supuestos ataques de los marcianos. Al día siguiente cuando ya se conocía la verdad de lo sucedido, la gente pidió responsabilidades y una explicación. Este episodio demostró el poder de los medios de comunicación. Lo curioso, es que esta histeria colectiva se ha repetido una y otra vez desde ese momento. Tan reales han sido estas dramatizaciones que en ocasiones ha ocurrido el efecto contrario, llegando por ejemplo a pensar que el ataque a las torres gemelas de Nueva York, eran parte de una película o un anuncio de televisión. Ultimamente hemos vivido la histeria de nuevo con la gripe A y de manera más reciente con la invasión de Georgia. Todas tienen en común el miedo. Pero qué pasará cuando estemos acostumbrados (que lo estamos) al poder de la información. ¿Dejaremos de tener miedo?

Georgia, 13 de marzo de 2010. Un canal de televisión emite un reportaje sobre unos ataques ficticios de Rusia sobre Georgia. De nuevo: infartos, gente desesperada y protestas ante lo que ya ocurrió hace más de 70 años y otra vez, el poder de los medios de comunicación hace su efecto. El resto de la historia, ya la conocéis.

¿Cuánto durará el poder de los medios de comunicación? ¿Cuánto se tarda hoy en día, con internet, en contrastar una información? ¿En qué perfil de gente influye más los medios de comunicación? Muchas preguntas sin respuesta que me vienen una y otra vez a la cabeza cuando suceden este tipo de hechos y sólo obtengo una respuesta: el miedo corre más que la información. Esto nos lleva según la lógica clásica a la conclusión de que los medios de comunicación primero regalan el miedo y después venden  la información.

Descarga, en MP3, de la emisión original de La Guerra de los Mundos, en 1938

Retomando la comunicación activa

Retomando el blog, retomando la comunicación activa. Desde este momento vuelvo con energía a plasmar todo lo que me apasiona, inquieta y aquello sobre lo que me apetece profundizar. Todo comunica, ya sea en medios offline u online, sea una palabra, una imagen, o un gesto. Eso es lo que quiero llegar a dominar. Comunicación, comunicación, comunicación. Vuestra ayuda será fundamental y los consejos son bienvenidos desde ya.

Internet y cómo ganar tiempo sin perderlo.

tiempoTiempo, eso es lo que queremos todos en esta vida. Tiempo para disfrutar con los nuestros, tiempo para divertirnos, tiempo para leer, tiempo para pensar, para aprender, mirar, soñar, incluso queremos el tiempo de la gente para venderlo a los publicistas. Internet lleva unos años en nuestras vidas y poco a poco vamos descubriendo nuevas herramientas que nos llaman la atención, o mejor dicho, llaman a las puertas de nuestro email. Yahoo y terra nos ayudaban a buscar información relacionada con un tema en concreto evitándonos el tener aplicacionesque ir a una biblioteca. También llegó el Hotmail, primer gestor de correo electrónico famoso, con el que comenzamos a dar nuestros primeros pasos. En esos momentos de hace ya más de una década pensábamos que el tiempo lo controlábamos nosotros. Redujimos los minutos para informarnos, para comunicarnos con nuestra familia y amigos y creimos que ya estaba todo inventado, que no había más. Pero llegaron los chats, el IRC, ICQ, el chat de terra por categorías y lugares geográficos diferentes, el mesenger, skype, aol con los que vivimos ya experiencias idénticas a las que veíamos en las películas futuristas de no hace mucho.

La percepción del tiempo es cada vez más extraña. Por un lado, las herramientas y aplicaciones de internet nos facilitan el trabajo y realizamos las tareas con rapidez, pero curiosamente esto hace que la vida corra más y tengamos que estar más atentos a lo que ocurre a nuestro alrededor. EL facebook nos permite relacionarnos con una gran red de personas, crear eventos, llamar la atención de la gente que conocemos de una manera visual. Eso sí, ahora cada vez que entramos en internet dedicamos tiempo a responder correos electronicos, a cuidar la red social, a informarnos en los principales diarios. Internet se ha convertido en un vicio, muy útil, pero un vicio. Ahora se pone de moda el twitter, una manera más rápida de dar a conocer lo que hacemos en cada momento, de comunicar noticias de última hora, de relacionarnos, e incluso de buscar opiniones sobre diferentes productos o servicios.Si nos fijamos el camino que lleva internet ha sido y será regresoalfuturo4siempre el mismo. Internet nos aporta información y posibilidades infinitas pero al mismo tiempo que nos las ofrece nos obliga a buscar otras herramientas que nos filtren todos esos contenidos porque no tenemos tiempo. Ese es uno de los paradigmas desde los que se entiende la era actual de la e-comunicación según el profesor José Luis Orihuela. El futuro profesional de los periodistas pasa por filtrar la información, escoger la mejor y analizarla para explicarla al resto. Pero el periodista puede ponerse a buscar en google sin pensar o investigar las herramientas que le faciliten el trabajo. ¿Qué lleva más tiempo?

Organizar un método de trabajo, buscar, probar herramientas, crear cuentas de usuario, contraseñas, lleva mucho tiempo pero la experiencia de muchos expertos demuestra que a largo plazo se puede avanzar más rápido. Las sinergias entre plataformas son la clave de nuestro éxito. Los periodistas, comunicadores, directores de comunicación que buscan proteger la reputación de una marca deben aprender primero a utilizar internet y todas sus aplicaciones antes de tirarse a hacer búsquedas por palabras. La información no sólo está en google. Ahora el que diga que googleargooglear lo es todo, es que no ha dedicado ni un solo minuto a probar nuevos métodos. Esto nos lleva al mismo dilema. ¿Cuánto tiempo hay que perder en conocer internet para ganar tiempo a través de él? ¿Hasta que punto el tiempo que ahorramos utilizando una herramienta lo perdemos en probar otra, mirar el correo, mantener las cuentas activas y también las relaciones?

Internet nos hace más rápidos, pero también le hace al mundo correr más. Las noticias llevan un ritmo trepidante y el hombre tiene todas las de perder si no se mantiene en forma. Todos los comunicadores sea cual sea su interés deben estar al día y probar todo lo que tengan delante, porque será eso lo que marque la diferencia con el resto. Saber aprovechar lo que el resto no sabe ni que existe nos ayudará a conseguir nuestros objetivos más pronto, pero sobre todo, de una manera diferente. Diferenciarse en este mundo, ya lo sabemos todos, es una de las cosas más importantes. Y ustedes, ¿ganan o pierden?

Recomendaciones para ganar tiempo

Atajos de teclado para Firefox

Atajos de teclado para Internet Explorer

¿Que són los lectores RSS?

Trucos para mejorar las búsquedas en Google

¿Para que sirve Twitter? – Por Marc Vidal

Fuentes utilizadas y referencias sobre el tema

Los 10 paradigmas de la e-comunicación – Por José Luis Orihuela

Estoy enviciado con Internet en mi oficina – Encontrado en Paritarios

La adicción a Internet en mi trabajo – Encontrado en Universiablog

Internet podrá ser 10.000 veces más rápido – Linux GNU

¿Qué es Facebook? Himno facebook – Fernan.com.es

Un gesto, un mensaje.

Aquí empieza un camino boca-cerrada1con el que aprender a comunicar sin abrir la boca. Acérquense, disfruten y sobre todo compartan su conocimiento y experiencia con la blogosfera.

Un saludo,

Pronto empezaremos a andar.